CUENTOS I: La casa de Asterion

“El sol de la mañana reverberó en la espada de bronce. Ya no quedaba ni un vestigio de sangre”.

La casa de Asterion, es uno de los muchos cuentos del autor Jorge Luis Borges, en este relato nuestro autor toma el mito del Laberinto de Creta y lo transforma, nos pone en piel de Asterion y en todo momento nos lleva a una perspectiva diferente, rompiendo un estandar del Heroe y su historia.


  MITO: EL LABERINTO DE CRETA

Mito-del-Laberinto

El mito comienza con el rey Minos y su esposa Pecifae, se dice que  Minos pidió al dios poseidón ayuda para ser reconocido como rey de Creta, poseidón lo escucho y creo un hermoso toro blanco y este tendría que ser sacrificado en el nombre de Minos pero tal fue el asombro de este cuando vio la belleza de este animal que decidió ocultarlo en su ganado y sacrificar otro normal en lugar de ese, pero poseidón se dio cuenta y como venganza hizo que Pasifae tuviera una atracción por el toro blanco, así de la concepcion entre el animal y la mujer nacio, una bestia mitad hombre mitad toro. A medida que fue creciendo el apetito del minotauro fue creciendo, y el rey para aplacar esto mando a Dedalos a construir un laberinto para poder encerrarlo y controlar su insaciable hambre. Tiempo despues debido a una batalla el rey Minos reclamaba cada 9 años a los atenienses 14 jóvenes, a los que enviaba al laberinto para alimentar al Minotauro. Teseo, cansado de esta situación, parte hacia Creta donde conoce a Ariadna (quien se enamora de él) y le revela el secreto del laberinto: amarrar el extremo de un ovillo de hilo a la entrada para poder regresar sin problemas. Finalmente Teseo da muerte al Minotauro y huye de Creta de la mano de Ariadna.


 LA CASA DE ASTERIÓNMinotauro

 

Sé que me acusan de soberbia, y tal vez de misantropía, y tal vez de locura. Tales acusaciones (que yo castigaré a su debido tiempo) son irrisorias. Es verdad que no salgo de mi casa, pero también es verdad que sus puertas (cuyo número es infinito)[1] están abiertas día y noche a los hombres y también a los animales. Que entre el que quiera. No hallará pompas mujeriles aqui ni el bizarro aparato de los palacios pero si la quietud y la soledad. Asimismo hallará una casa como no hay otra en la faz de la tierra. (Mienten los que declaran que en egipto hay una parecida). Hasta mis detractores admiten que no hay un solo mueble en la casa. Otra especie ridicula es que yo, Asterión, soy un prisionero. ¿Repetiré que no hay una puerta cerrada, anadiré que no hay una cerradura? Por lo demás, algún atardecer he pisado la calle; si antes de la noche volví, lo hice por el temor que me infundieron las caras de la plebe, caras descoloridas y aplanadas, como la mano abierta. Ya se había puesto el sol, pero el desvalido llanto de un niño y las toscas plegarias de la grey dijeron que me habían reconocido. La gente oraba, huía, se posternaba; unos se encaramaban al estilóbato del templo de las Hachas, otros juntaban piedras. Alguno, creo, se ocultó en el mar. no en vano fue una reina mi madre; no puedo confundirme con el vulgo, aunque mi modestia lo quiera.
El hecho es que soy único. No me interesa lo que un hombre pueda trasmitir a otros hombres; como el filósofo, pienso que nada es comunicable por el arte de la escritura. Las enojosas y triviales minucias no tienen cabida en mi espiritu, que está capacitado para lo grande; jamás he retenido la diferencia entre una letra y otra. Cierta impaciencia generosa no ha consentido que yo aprendiera a leer. A veces lo deploro, porque las noches y los días son largos.
Claro que no me faltan distracciones. Semejante al carnero que va a embestir, corro por las galerías de piedra hasta rodar al suelo, mareado. Me agazapo a la sombra de un aljibe o a la vuelta de un corredor y juego a que me buscan. Hay azoteas desde las que me dejo caer, hasta ensangrentarme. A cualquier hora puedo jugar a estar dormido, con los ojos cerrados y la respiración poderosa. (A veces me duremo realmente, a veces ha cambiado el color del día cuando he abierto los ojos). Pero de tantos juegos el que prefiero es el de otro Asterión. Finjo que viene a visitarme y que yo le muestro la casa. Con grandes reverencias le digo: Ahora volvemos a la encrucijada anterior o Ahora desembocaremos en otro patio o bien decía yo que te gustaría la canalta o Ahora verás una cisterna que se llenó de arena o Ya verás como el sótano se bifurca. A veces me equivoco y nos reimos buenamente los dos.
No sólo he imaginado esos juegos; también he meditado sobre la casa. todas las partes de la casa están muchas veces, cualquier lugar es otro lugar. No hay un aljibe, un patio, un abrevadero, un pesebre; son catorce [son infinitos] los pesebres, abrevaderos, patios, aljibes. La casa es del tamaño del mundo; mejor dicho, es el mundo. Sin embargo, a fuerza de fatigar patios con un aljibe y polvorientas galerías de piedra gris he alcanzado la calle y he visto el templo de las Hachas y el mar. Eso no lo entendí hasta que una visión de la noche me reveló que también son catorce [son infinitos] los mares y los templos. Todo está muchas veces, catorce veces, pero dos cosas hay en el mundo que parecen estar una sola vez: arriba, el intrincado sol; abajo, asterión. quizá yo he creado las estrellas y el sol la enorme casa, pero ya no me acuerdo.
Cada nueve años entran en la casa nueve hombres para que yo los libere de todo mal. Oigo sus pasos o su voz en el fondo de las galerías de piedra y corro alegremente a buscarlos. La ceremonia dura pocos minutos. uno tras otro caen sin que yo me ensangriente las manos. Donde cayeron, quedan, y los cadáveres ayudan a distinguir una galería de las otras. Ignoro quiénes son, pero sé que uno de ellos profetizó, en la hora de su muerte, que alguna vez llagaría mi redentor. desde entonces no me duele la soledad, porque sé que vive mi redentor y al fin se levantará sobre el polvo. Si mi oído alcanza todos los rumores del mundo, yo percibiría sus pasos. Ojalá me lleve a un lugar con menos galerías y menos puertas. ¿Como será mi redentor?, me pregunto. ¿Será un toro o un hombre? ¿Será tal vez un toro con cara de hombre? ¿O será como yo?

El sol de la mañana reverberó en la espada de bronce. Ya no quedaba ni un vestigio de sangre.
—¿Lo creerás, Ariadna? —dijo Teseo—. El minotauro apenas se defendió.


Asterión y El Minotauro

z.jpg


 

El minotauro, un ser híbrido, androgino, mitad humano mitad bestia. Una representacion de la bestialidad en el relato, una encarnacion de la brutalidad, con su deforme cuerpo de Hombre-Toro, y sin embargo un Hombre al fin. Tanto en el mito como en el cuento de Borges nos encontramos con este particular personaje, que poco se nos cuenta de el, y que solo lo conceptualizaremos como un mero animal salvaje, atrapado en el laberinto.

Asterion, quiero empezar por este hombre, pero ¿Quien es Asterion? o mejor que representa Asterion, en el relato se nos pone en la piel de este personaje, mientras nos vamos adentrando en la lectura, descubrimos que es un habitante del laberinto, una persona condenada a vivir en un solitario y desolado sin fin de pasillos y muros, encerrado en una sociedad que lo aborrece, solo le queda mirar las estrellas.

Quizá yo he creado las estrellas y el sol, la enorme casa, pero ya no me acuerdo.

El Minotauro en el mito griego poco representa a donde Borges llego, ya que al leer el relato se nos presenta solo como una bestia antropormofizada, solo un animal salvaje con ansias de devorar y con forma de humano. Pero en el cuento de Borges cuando nos damos cuenta de quien es Asterion, quedamos intrigados, ya que mas que una bestia era una persona la que era representada. Le brindo humandidad…

Una vez mas vemos como todo va tomando forma cuando le brindamos humanidad a una cosa, todo se vuelve mas artistico, mas poetico, podriamos decir que es porque el humano es complejo, muchas veces hablamos de blanco y negro, el malo y el bueno, buscamos darle una clasificacion a todos y no nos damos cuenta que le brindamos mas que eso, le regalamos humanidad. Asterion es el claro ejemplo, paso de ser una bestia salvaje a un ser que sufre la vida, que siente el pesar de la noche en pasillos vacios, la transicion de querer devorar a buscar un proposito para vivir, de soñar, como llegamos a que una bestia logre soñar, es tan poetico e irrisorio, que me causa reflexionar sobre nuestro pensamiento.

Misantropia y Normalidadasterion_pose

 Sé que me acusan de soberbia, y tal vez de misantropía, y tal vez de locura. Tales acusaciones (que yo castigaré a su debido tiempo) son irrisorias.

Al comienzo del relato, Borges nos da a entender la cruel vida llevada por Asterion, sumido en el odio de la gente del exterior y la incomprension, lleva a la misantropia a la mesa, juzgado por ser distinto, hablando catolicamente, es solo una bestia nacida en el pecado en manos de la gente, podria tal vez haber llevado al minotauro a odiar a las personas o solo tal vez era su mitad salvaje. De una cosa estamos seguros Asterion no demostraba llevar ningun pesar en contra de sus detractores, quizas y solo quizas le agobiaba un profundo sentimiento de melancolia. Comparando esta situacion con nuestra realidad, podriamos decir que es pan de cada dia, en el relato como si fuera de un fantasma entra el contexto de la normalidad, la mayor neurosis del ser humano, el afan de clasificar todo y poner un orden, logra crear una barrera que filtra todo lo no clasificable, lo incognoscible, exiliando al extranjero.  Esto en un minotauro(persona) dotado de humanidad, genera una carga, una piedra que debe cargar en su espalda toda su vida,” lo anormal”. Entonces al final del cuento, en uno de los enfrentamientos, uno de los sacrificios le da una solucion…

Teseo y la redención de Asterion

 

 Uno de ellos profetizó, en la hora de su muerte, que alguna vez llegaría mi redentor, Desde entonces no me duele la soledad, porque sé que vive mi redentor y al fin se levantará sobre el polvo.

El final del cuento me recuerda a tantas películas, libros, juegos, tantas implicaciones espirituales, psicológicas y complejas que adentran esas palabras en la situación.

En el mito poco se habla del Minotauro, y se centra mas en la travesía de nuestro gran héroe de Atenas Teseo, entonces que podemos saber de esta bestia mas que su brutalidad y su deseo de matar a todo ser vivo, debemos imaginar y crear nuestra propia perspectiva de las cosas, lamentablemente mucha gente carece de reformar una historia o darle mas detalles, preferimos creer lo que nos dicen o lo que leemos como una verdad absoluta, Borges es de una forma poética nuestro redentor, nos saca de esa comodidad implacable que son los hechos escritos y nos muestra un mundo reformulado a su manera, algo que mas que mostrarnos otra verdad nos abre los ojos a que no todo es como esta escrito.

El Alma del Guerrero

images

Asterion de una manera poética en el cuento siento que representa a un guerrero, brutal, con sed de sangre y gloria, dispuesto a dar su vida por las banalidades del mundo que nos rodea, sin importarle la propia vida misma ni la de los demás, y con el único problema que no puede resolver con fuerza bruta, “La soledad del Alma”. A diferencia de otros humanos el Guerrero no le teme a la muerte, la acepta, es parte de su trabajo, le da un significado, en muchas cultura es un honor morir en batalla, le da un propósito.

 

Gloria en la vida y en la muerte. Dios nos protege y nos encomienda una tarea divina. Las puertas del Cielo nos esperan. (Guerrero Templario)

Comparándolo con el cuento se podría decir que el propósito de Asterion de seguir matando y masacrando es encontrar el fin, la recompensa por vivir, alguien con la capacidad de romper estas cadenas impuestas por el destino, la soledad y el tiempo es la tortura mas grande, hasta para una bestia.

El Abrazo de la Muerte, Se rompen las cadenas de la vidaasterion

Es curioso como Borges nos dejo pensar la batalla final entre Teseo y Asterion, por el final concluimos que se dejo matar como un cordero, o que la astucia del Ateneo le brindo una victoria absoluta, ahí es cuando Borges juega con nosotros, nos da a elegir realmente quien era Asterion, ¿quien es realmente Asterion?, es una pregunta bastante complicada que nos deja, porque ya sabemos el final, nuestro destino, la inevitable muerte, la derrota absoluta en manos de nuestro enemigo, entonces porque querríamos saber que pasa en la pelea si mas allá de todo nuestro final es la muerte, por esta misma razón nadie lo piensa, es tan banal. “Para que quiero ver una película que ya se el final”, “Ya no me interesa leer ese libro porque se como termina, fulanito muere al final y todo termina mal”, y cuan errado estamos, es lo mas importante, el porque, pensamos que el ultimo sentido es la vida o la muerte, pero el verdadero sentido es lo que paso, como llegamos ahí, todos sabemos que tarde o temprano el abrazo que corrompe nuestras células y corroe lo inquebrantable. Va a suceder, pero nos olvidamos de los mas profundo, lo mas importante, ¿como?¿por que?¿cuando?¿donde?, tantas interrogantes.

En fin lo magnifico de este cuento es lo que no nos dice, el juego mental que hace Borges con el lector demuestra la grandeza del escritor y la grandilocuencia del relato.

Al fin y al cabo todos tenemos un Asterion dentro nuestro que espera el golpe final, pero no se lo vamos a dejar facil a nuestro redentor, esa es la voluntad de un guerrero.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: